Carnicería Elizegi 

Mikel Elizegi, propietario de Carnicería Elizegi

“La puesta en marcha del servicio a domicilio nos ayudó mucho en la primera fase de la pandemia”

Mikel Elizegi forma parte de la tercera generación al frente de un negocio familiar casi centenario que, hoy en día, se sitúa en el Mercado Tradicional del Centro Comercial Niessen.

– ¿Es posible contar una historia tan larga como la de Carnicería Elizegi brevemente? 

Se trata de un negocio familiar de 80 años de historia y que ha pasado por cuatro generaciones, ni más ni menos. Empezaron mis abuelos por parte de mi padre con la carnicería, Miguel y Benita, luego mis padres, más tarde cogí yo el relevo y ahora empieza mi hijo. Todos en la plaza de Errenteria.

-Un amplio camino el recorrido hasta la fecha, por lo tanto, en el que habréis visto y vivido absolutamente de todo. Sin embargo, nadie estaba preparado para lo que venía. ¿Cómo se afronta una situación de estas características?¿Cómo vivisteis la primera fase de la pandemia? 

Efectivamente el camino recorrido hasta la fecha es muy largo. Ha habido muchas cosas y hemos tenido que ir evolucionando, pero nunca habíamos visto algo así. La primera fase de la pandemia fue un golpe muy duro. Facturábamos menos de la mitad y ahí fue cuando se nos ocurrió y pusimos en marcha el servicio a domicilio que nos ayudó bastante.

-Sin embargo, al tratarse de un comercio del sector de la alimentación estuvisteis también entre los de primera necesidad… 

Sí y en ciertos momentos ello repercutió positivamente en las ventas en comparación con lo ocurrido en otros sectores. Pero yo soy de la opinión, y siempre lo digo,  de que a la larga esto es malo para todos.

– ¿Esa situación atrajo a nuevos clientes? Y, de ser así, ¿se ha mantenido esa tendencia después o la influencia de las grandes superficies ha sido muy notoria? 

La clientela, en general, siempre la hay de dos tipos. Por un lado, está la clientela fiel de siempre y, por otro, la nueva. La primera sigue viniendo, pero esos clientes y clientas nuevas que vinieron durante el confinamiento en general no han mantenido. 

-¿Y cómo veis el futuro más cercano? Porque todo apunta a que, en vuestro caso, pueda a volver a ocurrir algo similar. Es decir, que en caso de que vayamos a un escenario similar al de marzo, vuestro sector se mantenga abierto.

Sí, yo creo que seguirá abierto. Sin embargo, esta situación nos genera mucho miedo igualmente. Por ejemplo, tengo miedo a tener que cerrar porque alguien de nuestro equipo de positivo, ya que nuestro producto es perecedero.

-¿Vuestra ubicación ayuda? Es decir, ¿crees que tiene una influencia positiva el estar en el interior de un mercado como es vuestro caso en Niessen y arropado de alguna manera por el resto de comercios o todo lo contrario?

¿La ubicación? La verdad es que en esto no estoy seguro. No sabría contestarte. 

 

-Una de las virtudes que siempre se destaca a la hora de enumerar las ventajas de consumir en el pequeño comercio es la atención personalizada. Sin embargo, la realidad es vivimos en un mundo cada vez más globalizado e impersonal si se puede decir, con cierta pérdida de las relaciones personas. ¿Consideras que, a pesar de todo, los consumidores siguen valorando esa atención personalizada?

Sin duda, la atención personalizada yo pienso que sí, que la gente lo valora mucho. De hecho opino que, como dices, es nuestro gran valor: el asesorar a nuestra clientela sobre el producto que va a comprar. 

-¿Y en el caso de los jóvenes? ¿Se les puede atraer de alguna manera para que acudan al comercio local o son la asignatura pendiente?

El caso de los jóvenes es diferente porque ellos ya “vienen” distintos. La tecnología los ha hecho de otra manera y eso nos lleva a tener que utilizarla como ellos para poder acercarnos más.  

-Sí y, de hecho, una de las cuestiones de las que se habla y mucho a la hora de mirar hacia el futuro en el caso del pequeño comercio es sobre la digitalización del mismo. Desde luego, en vuestro caso se ve que sois conscientes de ello y que sois bastante activos en este sentido. Cuéntanos los pasos que habéis dado en este sentido y cómo ponéis esa “maquinaria” en marcha: la web, el mostrar vuestros productos en las redes sociales…  ¿Cuáles son las principales acciones que lleváis a cabo diariamente y cómo repercuten en la venta y en esa interacción con la clientela? 

Los pasos más destacados que hemos dado en este sentido, fueron a partir de la primera fase de la pandemia, cuando pusimos en marcha el servicio a domicilio. Ahí comenzamos a grabar un video diario de nuestra vitrina para mostrar los productos y sus precios. Luego lo subíamos a Facebook y, además, enviábamos el vídeo diariamente a una lista de difusión concreta.

En estos momentos, llevamos a cabo las mismas acciones, pero dos veces a la semana.  

-¿Se puede decir que hubo un antes y un después de dar este paso?¿Se acerca gente “porque lo ha visto en Facebook o Instagram? 

No, la verdad es que no podemos hablar de un antes y un después. Se trata de una ayuda, pero como todo se puede mejorar y mucho. A día de hoy, lo que hace que el negocio funcione es la presencia diaria, elegir y comprar bien nuestros productos, atender bien y vender bien.

-Hemos hablado de la gente joven, pero para la gente mayor el comercio local es esencial. Muchas personas no se pueden desplazar tan fácilmente, para muchas es incluso el único o de los pocos contactos que tienen durante el día. ¿Qué más valores destacarías del pequeño comercio? ¿Por qué es tan necesario?

Para la gente mayor es esencial el comercio pequeño, ahí no hay duda. En general es, además, la vida de los pueblos. Yo mismo, que soy de la plaza de Oiartzun, he visto y he vivido cómo el pequeño comercio de la misma ha desaparecido y, ahora mismo, siento cómo ha cambiado el pueblo… No es el mismo. Le falta vida.  

-Por último, ¿cómo valoráis la iniciativa Bizi Errenteria puesta en marcha por el Ayuntamiento?

Creo que la iniciativa Bizi Errenteria está muy bien. Porque se trata de una iniciativa que favorece al comercio del municipio, pero también a la gente de Errenteria. Es por lo tanto de gran ayuda para el pueblo en general.