Bizimodu, Plastikorik Ez!

Jaione Oyarzabal, propietaria de Bizimodu, Plastikorik Ez!

“Mi tienda está en manos de mis clientes y los productos los eligen prácticamente ellos”

-Bizimodu, Plastikorik Ez! (en euskara, “Modo de Vida, ¡Sin Plástico!”). Toda una invitación a un modo de vida concreto. ¿Cómo nace este proyecto?

Este proyecto nace  en 2019 de la necesidad que veo día a día de un cambio. Empiezo a darme cuenta de que, por inercia y no por conciencia, hemos adquirido unos hábitos de consumo fatales para el medio ambiente en muchos aspectos. 

-¿Qué nos encontramos al atravesar las puertas de este comercio? Son productos bastante diferentes entre sí. ¿Por qué esa asociación? 

Pues sí la verdad jajaja, en Bizimodu te puedes encontrar de todo. Básicamente porque lo que engloba es no generar residuos. Entonces se ha convertido en un supermercado de a pie, con todo tipo de productos, desde artículos de higiene, cocina, take away,… Y muchísima alimentación a granel.

-¿Cuál es el valor añadido respecto al resto de comercios de esta tipología?

Yo me centro mucho en los productos que no generan residuo o en sustituir productos cotidianos por otros que al finalizar su función son biodegradables o compostables. Me gusta ayudar a los clientes a incorporar estos productos en su día a día.

-Al incluir productos de alimentación a granel, entendemos que se sitúa en el sector de primera necesidad. ¿Se mantuvo abierto durante el confinamiento en la primera fase de la pandemia?, ¿cómo viviste esa etapa?

En la primera fase no mantuve la tienda abierta, el primer mes cerré. Mi alimentación es a granel y ya que al principio el comportamiento del virus era totalmente desconocido y a que la alimentación en mi comercio está expuesta, no me arriesgué a poner en riesgo nada ni a nadie. Una vez pensé todo bien y cuando se calmó un poco todo, cambié la estructura de la tienda y volví a abrir. 

-¿Está dificultando la situación generada por la COVID-19 el poder conseguir los productos específicos que quieres ofrecer? 

Sí, hay productos que no llegan y que ya nos han avisado de que no van a llegar.

-Dentro de toda esa variedad de productos que encontramos en tu establecimiento, ¿cuáles son los más demandados?

De la alimentación legumbres, arroces y frutas deshidratadas se venden muy bien. Y, por otro lado estoy super contenta con los champús sólidos

-¿El hecho de tratarse de productos tan específicos es una ventaja por la novedad/exclusividad o, al contrario, dificulta su venta? 

Pues no sabría que decirte… Fifty/fifty jajaja hay un público que siempre está dispuesto a probar o más propenso al cambio y, por otro lado,  otro público que no lo atrapas ni queriendo.

-¿Crees que las y los clientes están cambiando sus hábitos de consumo?

Me gusta ser positiva, pero también soy realista… ¡No es el mejor momento para hablar de hábitos de consumo!

-¿Algún producto que ofrezcas por petición expresa de una o un cliente?

Muchos de mis productos… Quien conoce la tienda desde el primer día sabe lo que ha crecido. Mi tienda está en manos de mis clientes y los productos los eligen prácticamente ellos. Hablo una barbaridad con mis clientes y me intereso un montón porque es lo que quieren. Tener una relación comercial así me parece super importante.

-Internet y el comercio local. ¿Si no estás online no existes?, ¿crees que la digitalización es vital para el futuro del pequeño comercio?

Toda arma es poca en 2020 y más después de la campaña publicitaria que se le ha dado a la compra online en época de la COVID. Ahí sí que creo que hemos perdido muchísimo y sin ánimo de señalar a nadie. No creo que la digitalización sea vital para el pequeño comercio, creo que el apoyo del Estado sí es vital.

-En tu caso dispones de una cuidada presentación online. Una web muy completa y redes sociales que alimentas asiduamente. ¿Se nota su influencia? Es decir, ¿acude gente a tu comercio “por lo visto en Facebook o Instagram”?

La web es reciente y no se puede hacer compra a través de ella, es tipo catálogo. La creé a la vista de un segundo confinamiento en otoño para facilitar a mis clientes la visión de mis productos. La red social que sí manejo desde un principio y que es con la que más me comunico es Instagram. Es un portal impresionante y ayuda muchísimo.

-¿Y la gente joven?. ¿Es la asignatura pendiente del pequeño comercio?

En mi caso no, yo tengo mucho tráfico de gente joven. Poner ese peso sobre ellos no lo veo… Sobre todo porque están educados y son el reflejo de nuestros mayores. La ciudadanía con mejor o peor nota, pero tiene sus asignaturas aprobadas

-¿Qué mensaje trasladarías a la ciudadanía en general para concienciarla sobre los beneficios de realizar un consumo local?

No creo que sea un tema desconocido ni que nadie sepa la importancia del consumo local. Yo no soy quién para decir nada a la ciudadanía, sólo que cada acción por mínima que sea tiene una reacción y te guste o no tu futuro y el de los que te rodean dependen de esas acciones… 

-Llegan las Navidades. ¿Cuál sería el mejor regalo para ti? 

El año pasado fueron mis primeras navidades con Bizimodu… Tengo un recuerdo precioso de pasarme los mediodías en el almacén haciendo cajas de regalo, me hizo muchísima ilusión que tanta gente confiase en mí para sus regalos de Navidad. Ojalá este año Bizimodu esté en un montón de casas también

-¿Y cuál sería el mejor regalo que se puede adquirir en tu establecimiento? 

Jajaja el mejor regalo es venir a ver la tienda. Hasta que no la ves no te haces una idea de todo lo que hay dentro y sobre todo… ¡Todo lo que te puede sorprender! Los regalos suelen ser cajas personalizadas, por eso no hay uno mejor ni peor.

-Última pregunta y de rigor. ¿Cómo valoras la iniciativa Bizi Errenteria puesta en marcha por el Ayuntamiento?

Cualquier iniciativa que impulse que la gente compre en el comercio local es bienvenida. Eso sí a mi parecer y sin ánimo de molestar había que pulirla! Yo entiendo que os valéis de estadísticas y demás para hacer este tipo de cábalas pero a la hora de repartir dinero de todos hay que ser más equitativo. A ver si con un ejemplo me explico. Una persona soltera de 32 años recibió 4 bonos en casa, 2 de menor de 35 años y 2 bonos de unidad familiar, total 4 bonos para una persona. Una familia de 3 hijos menores y sus padres mayores de 35 años sólo recibieron 2 bonos para 5 personas, así podría poner más ejemplos. Eso por un lado y, por otro lado, obligar a una compra mínima de 30€ me parece que hay comercios y personas a los que no les ha beneficiado para nada.